domingo, 13 de julio de 2014

Editorial del segundo número de Óbito

Ladrillo tras ladrillo, ciudad y hombre se erigen, granito tras granito hombres y ciudades caen, se hacen ruina, cadáver... ¿entonces porqué la
soberbia con la que se carcajea ésta generación?
    Vamos con los hombres y las mujeres al compás de este tiempo, todo parece vivo en las
pantallas que bordean el sendero, todo segmento de vídeos, fotos y textos son una promesa que suenan a canto de sirena... todos parecen tan
felices en sus perfiles que hasta por un momento, miserable, quisiera ser tú
y tu estado que anuncia un mañana sin niños con hambres y sin matanzas taurinas. Pero éste camino siempre es hambre, deseo insatisfecho, barbarie que nos quita de ser el caminante para acogernos en la sombra del ladrón, “el salteador rapaz” detrás de los arbustos digitales. ¿En qué momento de la marcha de la vida nos volvieron criminales?
     Y seguimos el mismo camino, juntos vamos al único lugar seguro, la única certeza: un vacío que se extiende bajo un sol eternamente rojo... Aquí de este lado no nos hacemos horizontes ni falsos ídolos, sabemos que el futuro, esa luz al final del camino, es falso. No hay más que el presente: el chiste sin chiste de tus amigos, el orgasmo que repite la nostalgia del primer amor, la cerveza renovada en cada borrachera de la inteligencia, la música y la poesía que nos devuelven la capacidad de abandonar el triste despojo que somos, lo que no muere no puede renacer...
    Despertando al gusano que hace girar tu cerebro, te traemos la segunda entrega del artículo En la búsqueda del necro-sonido. ¿Sabes cuál es la banda pionera del black metal mexicano? Aquí te traemos su nombre y su demo que marcó a toda una época. En los libros fundamentales te presentamos el fotolibro de Peter Beste que retrata lo más íntimo de la escena blackmetalera de Noruega. En nuestra sección de poesía rendimos un merecido tributo al cyberpunk mayor: H. Pascal, poniendo a tu alcance tres poemas de su poemario: Alicia en el fin del mundo.
    Memoria de apenas un instante, una araña que lentamente baja por entre tu mirada y tu sueño, un rasgueo de guitarra apenas enunciado, un hoy sin mañana es lo que eres tú conmigo...
    La oscuridad nuestra comunión.
    Lee, amplía la información, difunde y colabora con nosotros.


Óbito (ergo sum)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Península Hamartia (otros poemas)

Inhumación celestial   …troza mis huesos                          regresa mis brazos rodeando las rodillas                         ...