lunes, 21 de julio de 2014

El desempolvado: Horror Creatures, Shub Niggurath, demo 1990.


   
En el principio fue el caos, la violencia rasgando el universo, la colisión en la vasta noche. En el principio fue el grito y berreo de La Cabra de los Mil Retoños, nube de serpientes y pezuñas que asolaron la tierra con el primer miedo. En el principio fue la violencia, inevitablemente la sangre derramada sobre el barro, cohesión, y se levantó de entre el lodo la infeliz especie del hombre.
      
    En el principio del black metal mexicano fue Shub Niggurath, banda de real culto en lo más subterráneo de la escena metalera nacional e internacional. Conformada por los lideres de Tormentor y Demogorgon, Arturo Alvarez y Julio Viterbo, respectivamente, allá por 1988, esta agrupación rompió los horizontes creativos con su combinación de death metal con un incipiente black que apenas habían generado bandas como Morbid, Mercyl Fate y Mayhem en otras latitudes. Con éstas influencias inmediatas asaltaron el páramo musical de México, en 1990, con su demo tempranero: Horror Creatures. Cuatro cortes que conforman veintiún minutos de blasfemo, podrido y desafiante death-black metal rudimentario. Con un haber de siete trabajos publicados de éste demo a 2011 y pasando por diferentes cambios en su alineación a lo largo de su historia, Shub Niggurath es un proyecto que se ha mantenido leal al sistema de producción casero así como a una técnica musical decadente y cruda que los ha dotado de sonido propio. Por ello es extraño y vergonzoso que ésta banda no tenga el lugar que se merece en la historia del black mexicano; ninguneada y sólo mencionada por los chismes que ha generado el podrido y aspirante a un banquilllo de psiquiátrico, “Hongo” Arturo Alvarez líder del proyecto, Shub Niggurath ha seguido habitando en las sombras de la más grosera indiferencia. Sin embargo, este monstruo-dios inmortal de Lovecraft perdura y hace acto de presencia para llevarnos de nuevo al inicio. Horror Creatures, que sería reeditado en vinil (sólo 300 copias) en 2011, es un legado que debe escuchar todo aquel que ha negado un origen digno del black metal mexicano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Península Hamartia (otros poemas)

Inhumación celestial   …troza mis huesos                          regresa mis brazos rodeando las rodillas                         ...